Transdisciplina creativa

Sitio de investigación y capacitación
dirección general: Lic. Cecilia Suárez

http://transdisciplina.tripod.com/ 

http://cablemodem.fibertel.com.ar/ceciliasuarez-online/

 

 

 

TOMAR LA PALABRA

newsletter

Año III - Número 87 -  8 de marzo de 2005
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina

 

Edición electrónica quincenal y gratuita, gentileza del Sitio de investigación y capacitación Transdisciplina creativa, destinada a estudiantes, profesionales, empresas y estudiosos en general.


Casi siempre se hallan en nuestras manos los  recursos que pedimos al cielo. 
William Shakespeare


                   

g   Contenidos   g

  • Editorial

  • La fotografía, por Susan Sontag

  • Sobre las imágenes, por Susan Sontag

  • Apuntes sobre la persuasión: Un presidente que grita, por Santiago Kovadloff

  • Felicidad, por Sandra Russo

  • Día Internacional de la Mujer. Exposición fotográfica Ellas miran Buenos Aires

  • ¿Compartimos una frase para reflexionar?

 

Home

 

Contacto

 

 


Política de Confidencialidad: Las direcciones de e-mail facilitadas por nuestros suscriptores serán utilizadas exclusivamente por http://transdisciplina.tripod.com

y en ningún caso serán cedidas a terceros.



Visita a nuestros auspiciantes:
aacms
Asociación Argentina de Cooperativas y Mutualidades de Seguros

stoploss

Bureau de Reaseguros S.A.

g   Editorial   g

 

Hola amigos, ¿cómo los trata el final del verano? Esa época que, para los que vivimos en el hemisferio sur marca el reinicio de actividades escolares y, en general, el término del período de vacaciones.


Mirando las últimas imágenes de esta etapa del año, nosotros hemos decidido tratar en esta edición distintas formas de imagen y cómo las percibimos.

 

Como sustrato, recordamos algunas expresiones de Jean Baudrillard (El crimen perfecto, Anagrama, Barcelona, 1996, p.14):

"Lo que hemos desaprendido de la modernidad, en la que hemos acumulado, adicionado, sobrepujado incesantemente, es que sólo la sustracción da la fuerza y que de la ausencia nace la potencia. Y como ya no somos capaces de afrontar el dominio simbólico de la ausencia, estamos sumidos en la ilusión contraria, la ilusión, desencantada, de la proliferación de las pantallas y las imágenes. (...)
la imagen ya no puede imaginar lo real, ya que ella misma lo es. Ya no puede soñarlo, ya que ella es su realidad virtual. Es como si las cosas hubieran engullido su espejo y se hubieran  convertido en transparentes para sí mismas (...) En lugar de estar ausentes de sí mismas en la ilusión, se ven obligadas a inscribirse en millares de pantallas de cuyo horizonte no sólo ha desaparecido lo real, sino también la imagen.

La realidad ha sido expulsada de la realidad. Sólo la tecnología sigue tal vez uniendo los fragmentos dispersos de lo real. Pero ¿adónde ha ido a parar la constelación del sentido?"

 

Menuda pregunta.

 

En principio, de la mano inteligente de Susan Sontag plantearemos dos temas: el rol de la fotografía en la mirada y el conocimiento modernos, y, la función de las imágenes en la sociedad capitalista.

 

Luego reflexionaremos con Santiago Kovadloff sobre la imagen de un presidente (en este caso una imagen acústica según nos indican los recursos expresivos) y su relación con las formas de persuasión.

 

También, junto a un cordialísimo abrazo a nuestros amigos de la República Oriental del Uruguay, incluimos un artículo de Sandra Russo que vincula la declaración del flamante presidente uruguayo de "trabajar por la felicidad de su pueblo" con profundos conceptos del filósofo Bertrand Russell. Otra imagen de un presidente.

 

Finalmente reseñamos la controvertida historia de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer recomendandoles la exposición fotográfica Ellas Miran Buenos Aires.

 

Esperamos que el contenido de esta entrega les interese y los motive.

 

 

Un cordial saludo.

 

 

 

Cecilia Suárez

ceciliasuarez-online@fibertel.com.ar 

 

g   La fotografía, por Susan Sontag   g

1. La fotografía es, antes que nada, una manera de mirar. No es la mirada misma.

2. Es la manera ineludiblemente "moderna" de mirar: predispuesta en favor de los proyectos de descubrimiento e innovación.

3. Esta manera de mirar, que tiene ya una dilatada historia, conforma lo que buscamos y estamos habituados a notar en las fotografías.

4. La manera de mirar moderna es ver fragmentos. Se tiene la impresión de que la realidad es en esencia ilimitada y el conocimiento no tiene fin. De ello se sigue que todos los límites, todas las ideas unificadoras han de ser engañosas, demagógicas; en el mejor de los casos, provisionales; casi siempre, y a la larga, falsas. Mirar la realidad a la luz de determinadas ideas unificadoras tiene la ventaja innegable de dar contorno y forma a nuestras vivencias. Pero también -así nos instruye la manera de mirar moderna- niega la diversidad y la complejidad infinitas de lo real. Por lo tanto reprime nuestra energía, nuestro derecho, en efecto, a refundar lo que deseamos refundar: nuestra sociedad o nosotros mismos. Lo que libera, se nos dice, es notar cada vez más cosas.

Leer el artículo completo


Opina sobre esta sección

 

Si te gusta esta newsletter y deseas suscribir a algún amigo,
déjanos sus datos aquí

 

Consulta el Directorio de Boletines Electrónicos
http://www.marketineros.com/directoriodeboletines.htm
Sobre las imágenes, por Susan Sontag  

Una sociedad capitalista requiere una cultura basada en imágenes. Necesita suministrar muchísimo entretenimiento con el objeto de estimular la compra y anestesiar las lesiones de clase, raza y sexo. Y necesita reunir cantidades ilimitadas de información para poder explotar mejor los recursos naturales, incrementar la productividad, matener el orden, hacer la guerra, dar trabajo a los burócratas.  

Las capacidades gemelas de la cámara, para subjetivizar la realidad y para objetivarla, sirven inmejorablemente a estas  necesidades y las refuerzan. Las cámaras definen la realidad de las dos maneras esenciales para el funcionamiento de una sociedad industrial avanzada: como espectáculo (para las masas) y como objeto de vigilancia (para los gobernantes).  

La producción de imágenes también suministra una ideología dominante. El cambio social es reemplazado por cambios en las imágenes. La libertad para consumir una pluralidad de imágenes y mercancías se equipara con la libertad misma. La reducción de la opción política libre al consumo económico libre requiere la producción y el consumo ilimitado de imágenes.  

Gentileza de: http://usuarios.iponet.es/

 

Opina sobre esta sección

 

 

 Apuntes sobre la persuasión: Un presidente que grita, por Santiago Kovadloff

Estamos, una vez más, ante un hecho de extrema gravedad institucional. Sí, grave- dad institucional. Y eso significa mayor fragilidad del Estado. Nada nuevo, por cierto. Sólo algo agobiantemente actual: la evidencia de que no cede entre nosotros la tendencia a hacer del poder un instrumento del interés corporativo, y no un recurso mayor de las políticas de Estado. Así lo dice, por lo demás, la posición del Presidente frente a una prensa no complaciente o frente a quienes discrepan con él en la ponderación de los problemas generados por el canje.

Alguien debería tranquilizar al Presidente. Aconsejarlo. De él se espera que privile- gie la reflexión antes que el flujo incontenible del temperamento. Sí, del temperamento, cosa tan distinta del temple. Al proceder como lo hace, el Presidente no piensa. Obra compulsiva, obra frenéticamente. Desoye el fructífero ejercicio de la reflexión: sus propuestas matizadas, su mesura, su amplitud. No conviene que el Presidente ande a los gritos por la República.

Leer artículo completo


Opina sobre esta sección

 Felicidad, por Sandra Russo
En su ensayo Lo que creo, en un apartado sobre Ciencia y Felicidad, Bertrand Russell analizaba la crueldad que históricamente inflige la mitad de la población a la otra mitad. Tomaba como punto de partida de esa infelicidad colectiva la lucha por la supervivencia, que con el correr de los siglos adoptó diversas formas. Desde lo más profundo de la historia humana, siempre se ha visto y registrado un tipo de felicidad colectiva por parte de un grupo –una tribu, un pueblo, una etnia, una nación– como resultado del aplastamiento de otro grupo. Dice Russell: “Lo que se disputaba en la guerra era qué niños, si los alemanes o los aliados, debían morir de hambre o de miseria (aparte de malevolencia por ambas partes, no había la menor ra-
zón para que ninguno muriera de hambre)”.
Pueblo contra pueblo, grupo contra grupo, clase contra clase, sectores contra sectores, género contra género, padres contra hijos, cónyuges contra cónyuges, Russell toma nota de cómo se reproduce 
esa lucha desde lo público a lo íntimo. Y de cómo conspira esa pulsión de crueldad contra la dicha. En definitiva, cuando denunciamos situaciones sociales injustas, denunciamos infelicidad. Es justamente eso lo que persiguen y logran los mecanismos de opresión pública y privada que desvían a la gente de sus deseos y necesidades espontáneas: desviar al hambriento de la comida, desviar al desocupado del trabajo, desviar a la minoría de sus derechos, desviar al hombre o la mujer comunes y corrientes de sus deseos. “El obligar a un hombre, a una mujer o a un niño a una vida que frustra sus deseos es a la vez cruel y peligroso”, escribe Russell con esa sencillez que deslumbra. “Debemos respetar la naturaleza humana porque nuestros impulsos y deseos constituyen nuestra felicidad.”

Estas últimas líneas pueden leerse como un manifiesto político y moral al mismo tiempo. Respetar la naturaleza humana equivale a proporcionarle a cada uno la posibilidad de comer, beber, abrigarse, dormir, trabajar, amar, aventurarse adonde quiera. Una sociedad justa –o mejor: una sociedad libre– es en definitiva eso: un lugar en el que las personas sean individualmente responsables de sus frustraciones, pero también de su felicidad

Leer artículo completo

Opina sobre esta sección

 Día Internacional de la Mujer - Exposición Ellas Miran Buenos Aires

Delante de la necesidad de existencia documentada de un hecho que motivase el Día Internacional de la Mujer, nos encontramos con un relato que ha llegado a ser un mito, y del cual la única constancia que hay es la transmisión que se hace de una generación a otra.

Según la historia española, el 8 de marzo se vincula al incendio ocurrido en esa fecha en el año 1908 en la fábrica textil Cotton, de Nueva York, provocado por el mismo empresario a causa de unas obreras que se habían declarado en huelga y estaban encerradas en la empresa. Para hacer temblar esta teoría tan sólo hace falta mirar el calendario: el 8 de marzo de 1908 era domingo, un día extraño para declararse en huelga porque no perjudica al empresario. Pero si que es cierto que hubo un incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist Company, en el que murieron muchas mujeres, la mayoría chicas inmigrantes de entre 17 y 24 años, no fue sin embargo el 8 de marzo de 1908 sino el 25 de marzo de 1911, días después, por lo tanto, de la primera celebración del Día Internacional de la Mujer.

Según la historia norteamericana, se vincula el origen del 8 de marzo a una manifestación de trabajadoras del sector textil en la ciudad de Nueva York, donde se reclamaban mejoras laborales, que según algunas versiones, tuvo lugar el 8 de marzo de 1857, y según otras, el mismo día de 1908, como se acostumbra a aducir. Fue el 27 de setiembre de 1909, cuando los trabajadores y trabajadoras del sector textil hicieron una huelga de 13 semanas (hasta el 15 de febrero de 1910) demandando mejoras laborales. Por lo tanto, se ha de decir que tampoco fue éste el origen de la celebración del 8 de marzo.

(...)

Este año en Buenos Aires, diversos actos suman su aporte a esta conmemoración. Transdisciplina creativa, en esta edición especial dedicada a la imagen, recomienda visitar una muestra fotográfica.

Se trata de Ellas Miran Buenos Aires, exposición de fotografías de Raquel Bigio, Nora Dobarro, Véronique Lalot, Alicia Lilo, Rosa Revsin, Carola Rousso y Clara Srebrow, que revelan una época e invitan a pensar y debatir sobre la idea de género que opera en nuestros imaginarios.

El público podrá visitar la muestra de martes a viernes de 14.00 a 18.00 con entrada libre y gratuita y sábados y domingos de 10.00 a 19.00 con entrada general $3. Tiene lugar desde el 5 de marzo en el Centro de Museos de Buenos Aires, Av. de los Italianos 851, y estará abierta hasta el 5 de abril.

Leer artículo completo

Opina sobre esta sección

 

 

Contribuyes al sostenimiento de esta newsletter comprando tus libros desde estos enlaces.

Librería Santa Fé

Librería Paidós

Prometeo Libros

Libros argentinos

 

g  ¿Compartimos una frase para reflexionar?  g

"Nunca se fracasa hasta que se deja de probar"

                                                                                       Albert Einstein

 

Si no deseas seguir recibiendo esta newsletter con las novedades de transdisciplina creativa puedes darte de baja en la siguiente sección.  

Copyright: © 2002-2005 Cecilia Suárez. Todos los derechos reservados.
Si desea publicar / utilizar un artículo en su sitio, newsletter o publicación, en todo o en parte puede hacerlo libremente, en tanto incluya una completa atribución, con un link activo a http://transdisciplina.tripod.com . Además, por favor cuéntenos dónde aparecerá este material.

Tomar la palabra es una newsletter gratuita enviada únicamente a quienes se han suscrito personalmente, han accedido como obsequio de algún/a amigo/a que conocen o han realizado uno de nuestros cursos gratuitos. La suscripción y permanencia es voluntaria, pudiendo darse de baja en cualquier momento en la sección correspondiente que se incluye en cada número.
Transdisciplina creativa levanta información, libros, material e imágenes de la web, si usted esgrime derechos de autor sobre algún material utilizado, infórmelo solicitando su baja o cita de su nombre.
Todas las opiniones, ideas o consejos recogidos en Tomar la palabra pertenecen a sus respectivos autores, y son publicados a efectos meramente informativos. Transdisciplina creativa no se responsabiliza de los posibles perjuicios derivados de la utilización de los mismos, así como de errores u omisiones que pudieran producirse.